DE GARDEL, MESSI, EL TANGO, BUENOS AIRES Y BARCELONA

 

Tal como comenté en el relato delCasal Catalán, soy un barcelonés apasionado por Buenos Aires y que, siempre que puede, se organiza una escapadita a esa maravillosa ciudad. Ahora bien, lo primero que uno puede pensar al leer el título de este artículo es algo así como: Vaya lío mental que tiene este hombre!! Pero voy a intentar aclarar las cosas.

 

Todo empezó a raíz de las nuevas noticias sobre el verdadero lugar de nacimiento de Carlos Gardel, fue entonces cuando me vino  a la cabeza una antigua historia, parte de la cual pude corroborar hará más o menos un año en el mismísimo  Cementerio de la Chacarita.

 

El gran Carlos Gardel, en uno de sus viajes a España, conoció a varios jugadores del Barça, y se hizo fan del Barça y muy amigo de jugadores como el delantero Samitier, el portero Platko, etcétera. Se puede así comprobar que los lazos entre el Barcelona y la Argentina, por tanto, no han empezado ahora con Messi de ahí su mención en el título sino, como se puede ver, viene de tiempo inmemorial.
En mayo de 1928, se jugó una final de la Copa del Rey en la que se enfrentaban el F.C. Barcelona y la Real Sociedad; después de dos partidos con empate a 1 gol, se jugó un tercero en el que el Barcelona derrotó a su rival por 3-1. De los tres partidos, jugados en Santander, Gardel fue testigo y animador del Barcelona.

 

Según parece, este tercer partido fue muy duro y el portero Platko terminó en el hospital con conmoción cerebral. La actuación del portero del Barcelona fue tan meritoria y heroica que hasta el poeta Rafael Alberti le compuso un poema: Oda a Platko. A este respecto, vale la pena comentar que circula por Internet una foto en la que se ve a Carlos Gardel sentado en la cama del convaleciente Platko y al lado de los dos, sentado en una silla, Samitier.

 

Ahora bien, a tanto llegó la amistad de Gardel con Samitier, que le compuso un tango; aunque más que una composición fue una nueva versión del tango Patadura, donde se nombra al delantero y a varios jugadores del Barcelona. En efecto, el 15 de diciembre de 1928, Gardel grabó en París una primera versión de Patadura. Pocos meses más tarde, el 1º de marzo de 1929, Carlos Gardel decide realizar una segunda versión, también grabada en París y con los mismos acompañantes (su trío habitual de guitarras: José Ricardo, Guillermo Barbieri y José Mª Aguilar). Pero en esta versión alternativa cambió los nombres de los futbolistas argentinos y puso en su lugar los de cinco jugadores del Football Club Barcelona: Piera, Sastre, Zamora, Sami (Josep Samitier) y Platko.

 

Quizás piense el lector que los nombres de los jugadores barcelonistas eran desconocidos en el Río de La Plata. Todo lo contrario! Su popularidad igualaba a la que hoy pueden tener Xavi, Iniesta, Villa, Puyol y Messi; pues en 1928 participaron de sendos partidos internacionales tanto en Buenos Aires y Rosario como en Montevideo, enfrentando a combinados locales. Jugaron contra la Selección Argentina y contra Boca, entre otros. Todo ello, propiciado, en parte, por los contactos de Gardel.

 

Los partidos jugados en Buenos Aires fueron un tanto desastrosos ya que, según parece, Gardel se dedicó a enseñar a sus amigos la agitada vida nocturna porteña y, evidentemente, los jugadores se presentaban a los partidos con una importante resaca y en unas condiciones, digamos, poco apropiadas para la realización de cualquier otro deporte que no fuera dormir la mona.

 

De esa gira se cuentan muchas anécdotas, pero querría resaltar una en especial, ya que parece ser que no soy el único catalán entusiasmado por las tierras argentinas. Así, en un diario local, se cuenta que: El día 10, los jugadores catalanes asistieron a una función que se celebró en el teatro Los Andes a beneficio de una Sociedad de Socorros Mutuos. Les acompañaba el jugador de Boca Juniors, Tarasca. El público, al darse cuenta de la presencia de los jugadores españoles, les hizo objeto de una enorme ovación, especialmente a Samitier, que se vio precisado a subir al escenario y a dirigir unas palabras agradecidas en nombre de sus compañeros. Terminó dando un Viva! a la Argentina que fue clamorosamente contestado. Tarascone abrazó al gran capitán azulgrana dando pie a otra salva de ovaciones. La orquesta del teatro interpretó el himno argentino en honor al equipo.

 

Posteriormente, en una gira española de Gardel, éste le obsequió a su amigo un tango titulado Sami!, con música de Nicolás de Verona, y letra de Lito Mas, que recuerda el paso de Samitier por tierras argentinas.

 

A raíz de esos vínculos, la leyenda urbana catalana hablaba de que, incluso, en la tumba de Carlos Gardel en el Cementerio de La Chacarita había un escudo esculpido del FC Barcelona dedicado a su memoria. Pues bien, en diciembre del año pasado visité el Cementerio de La Chacarita y pude observar que eso era cierto.

 

Quizás pocas personas sepan que Carlos Gardel es Socio Honorario de por vida del F.C. Barcelona, y que cuando algún mandatario del Barcelona o alguna sección del equipo va a jugar a la Argentina, siempre hay alguien que asume un compromiso: visitar su mausoleo para dejar un ramo de flores azules y rojas en honor al gran amigo y primer anfitrión en esas tierras.

Leave a Reply